UN BENEFICIO OTORGADO POR UN TERCERO NO CONSTITUYE UNA CLÁUSULA TÁCITA QUE OBLIGUE AL EMPLEADOR

La Dirección del Trabajo (Ord. Nro. 4656) recientemente se pronunció sobre si un beneficio de estacionamiento otorgado por un tercero, en determinadas condiciones, puede constituir una cláusula tácita del contrato de trabajo. En PARRAGUEZ&MARIN le explicamos este importante pronunciamiento de la autoridad laboral:

  • El caso presentado a la Dirección del Trabajo, se refiere a determinar si el uso gratuito y reiterado de los estacionamientos existentes en el centro comercial por parte de los trabajadores que laboran en las tiendas que allí funcionan, podría constituir una cláusula tácita incorporada a sus respectivos contratos individuales de trabajo.
  • La autoridad laboral recordó que, a una relación laboral materializada a través de un contrato de trabajo escriturado, no sólo se incorporan las cláusulas expresas allí consignadas, sino también aquellas cláusulas tácitas.
  • Indicó que las cláusulas tácticas son aquellas que se derivan de la reiteración del pago de determinados beneficios, o de prácticas relativas a funciones, jornadas, etc. que si bien no fueron contempladas en las estipulaciones escritas, han sido constantemente aplicadas por las partes durante un lapso prolongado, con la aceptación diaria o periódica de las mismas, configurando así un consentimiento tácito entre ellas.

También recordó que existe una cláusula tácita, cuando concurren los siguientes requisitos:

  • Reiteración en el tiempo de una determinada práctica de trabajo que otorgue, modifique o extinga algún beneficio, regalía o derecho de la relación laboral;
  • Voluntad de las partes, esto es, que de su comportamiento se desprenda de manera inequívoca que tenían conocimiento cabal de la modificación del contrato que se estaba produciendo, así como de haber prestado su aceptación tácita a la modificación;
  • Esta modificación no puede referirse a materias de orden público ni a casos en que el legislador ha exigido que las modificaciones al contrato se estipulen de manera expresa.
  • En el caso planteado, la autoridad laboral concluyó que la utilización gratuita de los estacionamientos existentes en el centro comercial por parte de los trabajadores que laboran en las tiendas que allí funcionan, que se mantuvo durante un tiempo por tolerancia de un tercero ajeno a la respectiva relación laboral, no constituye una cláusula tácita que obligue al empleador a mantener dicho beneficio, pues no concurren sus requisitos.

En efecto, la gratuidad de los estacionamientos de los que hicieron uso los trabajadores no deriva de una conducta del empleador mantenida en el tiempo y aceptada por las partes, sino que el beneficio obedeció a la tolerancia de un tercero ajeno a la relación laboral (centro comercial) que, por tanto, no obliga a su mantención por parte del empleador.

Si quiere más información o tiene dudas sobre este u otros temas,
usted puede dirigirse a PARRAGUEZ&MARIN al correo rmarin@parraguezymarin.cl