El artículo 30 del Decreto Ley N° 211 dispone que los daños derivados de ilícitos anticompetitivos únicamente se pueden demandar una vez ejecutoriada la sentencia del Tribunal de la Libre Competencia que declare el ilícito anticompetitivo. Sernac ha demandado a través de una acción de interés colectivo a SCA. SCA ha solicitado que la demanda se declare inadmisible en virtud del artículo 30 del DL ya citado pues el caso se encuentra aún ante el TDLC. El tribunal de primer grado declaró admisible la demanda. La Corte de Apelaciones de Santiago la declaró inadmisible en virtud de lo dispuesto en el artículo 30. La Corte Suprema, en una sentencia de 11 de diciembre de 2017 (rol 62144-2016), la declaró admisible.
El considerando pertinente (el sexto) señala lo siguiente:

“Ahora, si se perpetraron o no las infracciones a la Ley de Protección de los Consumidores que SERNAC denuncia, si ellas produjeron o no perjuicio a los consumidores, si tales infracciones de existir quedarían comprendidas, subsumidas o absorbidas en las materia de la causa seguida ante el TDLC o si los perjuicios materia de la indemnización demandada en ambos procesos son los mismos, son aspectos distintos a aquellos que autoriza el artículo 52 para declarar inadmisible la demanda, constituyendo asuntos referidos al fondo de tal demanda. Tampoco podría fundadamente sostenerse, como lo hace la demandada, que el simple hecho que SERNAC denuncie infracciones a la Ley de Protección del Consumidor y pretenda perjuicios solamente en lo relativo a SCA y no de CMPC, pueda significar que la demanda carezca de una exposición clara de los hechos y fundamentos de derecho de ella.”

De esta manera la Corte Suprema confirma una jurisprudencia sostenida respecto a la estricta interpretación del artículo 52 de la ley 19.496.