Después de haber sido pasante de Parraguez & Marín durante enero, Antonia Martínez relató su experiencia con nosotros a través de la siguiente entrevista.

¿Cómo fue tu experiencia en Parraguez y Marín?

Excelente. Pretendo recomendársela a todos y todas en el futuro. Me siento agradecida por la oportunidad y el recibimiento de quienes trabajan aquí, gracias a ellos, ningún momento me pareció tedioso o aburrido. Me llevo un montón de aprendizaje valioso para aplicar en próximas experiencias, sobre cuestiones que no se enseñan en la sala de clases y son importantísimas para la práctica jurídica.

¿En qué consistió tu experiencia? ¿Era lo que esperabas?

Básicamente formar parte del equipo de litigios del estudio y cooperar, en lo posible, con distintas investigaciones y escritos que debían elaborarse para cada uno de los casos. Me habían dicho que en esta experiencia me sentiría como “una abogada más”, pero no lo creí tan cierto hasta que vi realmente cómo el equipo depositó su confianza en mí y respetó francamente mis ideas y tareas.

¿Hay algo que te haya llamado especialmente la atención de P&M? ¿Qué es lo que más rescatas de tu experiencia con nosotros?

El trabajo en equipo y las grandes capacidades de quienes conforman el estudio. Me sorprendió ver cómo todos respetan el trabajo del resto y cada vez que necesitan resolver alguna duda sobre una cuestión jurídica recurren sin problema a la opinión de sus pares. Rescato haber conocido gente con gran intelecto y, a la vez, humana y dispuesta a ayudar.

Después de haber trabajado un mes haciendo las tareas que una asociada junior realiza, ¿te proyectas profesionalmente como litigante?

En algún momento de mi vida me encantaría serlo, creo que es un área perfecta para conocer un montón de temas distintos y forzosamente informarse acerca de ellos. Este dinamismo me resulta bastante motivador.

¿Qué te llamó la atención acerca de los casos en los que trabajaste?

La diversidad de causas y el desafío que importaba cada una al momento de enfrentarlas. Gracias a esta experiencia pude ver de cerca cómo un abogado o abogada reacciona frente a los casos que debe llevar y bajo cuáles directrices toma postura por una estrategia jurídica u otra. Ese ejercicio en sí es estimulante y obliga a estar permanentemente al tanto de las corrientes doctrinarias o jurisprudenciales que van desarrollándose.